Cortes de pelo — 3 min. de lectura

Cortes y peinados para cada tipo de rostro

Cortes de pelo — 3 min. de lectura

¿Qué corte de pelo me queda mejor?

¿Buscas el corte de pelo perfecto? Rostros ovalados, angulosos… la forma de nuestro rostro tiene mucho qué decir en cuanto a la elección del corte de pelo perfecto. Conocemos las reglas de David Lesur, propietario del Instituto de Belleza David Küzle para acertar. 

Rostro alargado

El rostro alargado se caracteriza por sus líneas largas y por una delgadez marcada.

En este tipo de rostros, lo que debemos evitar son los cabellos largos. En cambio, admiten muy bien las medias melenas y los cabellos cortos o semilargos. 

Así pues, el peinado ideal será el que mantenga volumen en los lados bajos,  apostando por  un flequillo largo.  Para proporcionar el rostro, se haría aconsejable un corte cuadrado hasta el mentón.

Rostro cuadrado

Son rostros de líneas muy marcadas, donde la frente suele ser bastante ancha.

Para equilibrarlo, la solución es capear el cabello y desfilar también la zona frontal y temporal. De esta forma, las facciones quedarán suavizadas. Así, es un tipo de rostro que admite muy bien los flequillos. Sobretodo los desfilados y de forma redondeada.

¿El peinado ideal? volumen en la zona superior de la cabeza y caída del cabello sobre sienes y maxilares. Además, son aconsejables los cortes cuadrados y un tanto redondeados en los maxilares, al más puro «estilo Wendy» para suavizar las facciones.

Rostro redondo

Suelen ser rostros caracterizados por tener pómulos y barbilla redondeados.  Para este tipo de rostro funcionan muy bien los cortes rectos o algo desfilados en las puntas, a la altura de los hombros o un poco más largos. En cuanto a peinado ideal, serán perfectos los cabellos lisos, rectos y con muy poco volumen. Además, en esta ocasión mejor no apostar por lucir flequillo. Una apuesta perfecta sería la de optar por cabello largo y lacio o

A este tipo de cara, los cortes que mejor armonizan son los rectos o algo desfilados en las puntas a una altura aproximada de los hombros o más largo. En cuanto a peinados, estos serán los cabellos lisos, rectos y sin volumen. Sobre peinados, nunca flequillo o muy fino, tampoco volumen sobre las sienes, pero sí sobre la cabeza.

También le favorecen el cabello largo y lacio o corto con sienes descubiertas y los lados sin volumen. Se aconseja corte recto en la zona frontal, para dar fuerza al rostro.

Rostro ovalado

Denominado como el «rostro perfecto«, presenta una gran armonía en sus proporciones.

Este tipo de rostro admite cualquier tipo de corte y peinado, gracias al equilibrio que existe en los volúmenes del rostro.

Rostro en forma de diamante

Al igual que el rostro ovalado, mantiene la proporción de los volúmenes. La diferencia la encontramos en que los pómulos y las facciones están mucho más marcadas. Dependeremos del gusto y estilo de la clienta, ya que admite cualquier tipo de corte y peinado.

Rostro triangular

Con una mandíbula que tiende a ser prominente, este tipo de rostro requiere de mayor volumen en sienes y zona parietal para tratar así de armonizar los rasgos.

Se comienza con un degradado en las sienes hasta terminar donde ya tiene volumen, es decir, la mandíbula.

Al peinar este cabello, hay que procurar aportar volumen en la zona frontal y parietal, y restarles en largos.

No se recomiendan flequillos, ni ligeros o muy desfilados. Se aconseja dar volumen debajo del mentón y cortes desfilados en la parte delantera.

En rostros de triangulo invertido, mucho volumen de pómulos hacia la nuca, aconsejando medias melenas rectas o capeadas. A la hora de peinar, volumen a la raíz y movimiento en largos y puntas. Se aconsejan cabellos rizados debajo del mentón y cortes cuadrados en equilibrio con la cara.